Establo » Equinos

Caballos abandonados y sacrificados por miles en España durante la recesión económica

10 mayo 2013586 lecturasSin comentarios
 

Desde el comienzo de la recesión económica, reconocida por el gobierno en el año 2008, se están sacrificando decenas de miles de caballos en España. La cifra de caballos enviados al matadero en España alcanzó los 70.000 ejemplares en el pasado año 2012, 48.000 en 2011, 31.000 caballos sacrificados en el año 2010, según el Ministerio de Agricultura. Entre las regiones con más sacrificios figuran Comunidad Valenciana, Andalucía, Cataluña, Castilla y León. De centenares de caballos sacrificados en algunas regiones tradicionalmente dedicadas a la cría, doma y carreras, se ha pasado a decenas de miles porque ya no es posible mantenerlos: son los animales quienes pagan los altibajos mercantiles y la mala planificación empresarial. Entre los años 2008 y 2010, la cantidad de caballos enviados al matadero se mantuvo en una media de 30.000 animales al año, con una producción de carne resultante de entre 6.000 y 7.000 toneladas, según los informes del Ministerio de Agricultura español. En 2011 se produjeron más de 10.000 toneladas de carne. En 2012 la producción creció a más de 15.500 toneladas.

En España se consume muy poca carne de caballo. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, de hecho, cifra este consumo en el 0,2% de toda la carne consumida en el país y es un consumo marcadamente concentrado en el norte de la península. Si se comercializa no es para consumo humano, sino para dárselo a mascotas como los perros.

carne de caballo

“En España nunca ha habido tradición de consumir carne de caballo, y su consumo actual es insignificante”, afirma Manuel González, secretario general de la Asociación Profesional de Salas de Despiece y Empresas Cárnicas (APROSA). “Por ello, ese exceso de carne de caballo producida recientemente ha ido a países donde sí hay demanda para ello: Francia, Alemania, Italia, Grecia, Rumanía”.

Una lección básica de economía habla de cómo las deciciones económicas deben tomarse pensando a largo plazo y con las consecuencias que tendrán sobre diferentes grupos en la población, no a corto plazo para los interés de un solo grupo. En periodos de crecimiento económico las clases sociales que aumentan fuertemente su poder adquisitivo tienen deseos de afirmar su estatus social comprando bienes de prestigio, como han sido tradicionalmente caballos de raza. “El auge económico hizo que en España se considerara el símbolo de triunfo comprar un coche de gama alta, vivir en un chalet y tener una finca con media docena de yeguas”.

En España la construcción de viviendas se realizó por encima de la demanda derivando en una sobreoferta junto con un aumento de precios creciente desde la última década del siglo XX, por encima del IPC, índice de precios al consumo. En la denominada burbuja inmobiliaria, las expectativas irreales de revalorización, hicieron que los bancos dieran préstamos hipotecarios incluso a personas que no podían asumir los costes, con el aumento de la deuda hipotecaria. Sin la dación en pago, las personas que no podían pagar la hipoteca se endeudaron por los intereses del crédito aún perdiendo la vivienda y los bancos acumularon bienes inmuebles con menor valor que en los años en los que se realizaron las hipotecas.

Siendo la construcción un sector estructural de la economía española con mucho peso en el PIB, la bajada de los precios a partir del año 2007 condujo a un fuerte desempleo, a la quiebra de inmobiliarias y de entidades bancarias. Los profesionales que habían aumentado sus ingresos durante los años 1990-2006, no sólo en la construcción, obras y reformas, que se permitieron gastos en bienes de lujo, no han podido mantenerlos al caer en un paro prolongado y no encontrar trabajo.

El problema surgió a partir de los años 2007-2008 y, más intensamente, a lo largo de los años 2010-2011. No se pagan al propietario más de 150 euros por una yegua -las principales damnificadas-, ejemplares que en años de bonanza económica cotizaban entre 6.000 y hasta 50.000 euros, puesto que muchas son de pura raza y están inscritas en libros genealógicos. Los precios se han desplomado para los caballos que no tienen excelentes rasgos y aptitudes físicas, sólo se venden ya a buen precio los mejores ejemplares.

El secretario general de la Asociación Profesional de Salas de Despiece y Empresas Cárnicas, Manuel González, ha asegurado que no hay mercado de venta, alquiler o doma (pupilaje), por lo que algunos ganaderos no pueden afrontar el alto coste que supone mantenerlos, un mínimo de 300 euros al mes de media. González afirma que se trata de ejemplares jóvenes, “no viejos ni de deshecho”. Ha recordado que en España apenas se demanda la carne de caballo, por lo que se destina a piensos para mascotas o se exporta a países como Francia, Italia, Bélgica, Grecia, Rumanía, donde sí se pide este alimento, con un precio intermedio entre la carne de vacuno y de cerdo.

Javier Conde CerratoEl presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española (ANCCE), Javier Conde Cerrato, recuerda que las granjas intensivas son las más afectadas porque la venta está complicada, los precios que obtienen son bajos y los costes se han disparado. Tras ver cómo un propietario extremeño se quedó con tan solo 15 caballos en su explotación de 150 cabezas, eliminando los demás, reconoce que pueden desaparecer yeguadas y critica que, por la crisis, las administraciones no arbitren ayudas para el ganadero.

“España vive una crisis económica bestial. Eso es lo único que pasa. En la época de bonanza económica en España, entre 2002 y 2007, se dio un crecimiento desmesurado de la cría de caballos, del mismo modo que se dio un crecimiento en la industria de la construcción y el sector inmobiliario. E igual que ahora muchos constructores se han venido abajo, estos criadores de caballos que antes tenían una disponibilidad financiera muy alta ahora ya no la tienen. Hay un exceso de animales, escasa demanda por comprar caballos, y el precio cae.”

El coste de mantenimiento de un caballo puede oscilar entre unos 300 euros y más de 1.600 al mes dependiendo de si el caballo está recibiendo entrenamiento para competición o doma, si se mantiene en el campo o en un establo a dieta de pienso, si se tiene en una propiedad o en un centro hípico, si el caballo cae enfermo y requiere de frecuentes cuidados veterinarios, etc. En el caso de los caballos pura sangre criados de manera elitista y entrenados para las carreras los gastos anuales pueden ser de hasta 20.000 euros y la trayectoria en competición de hasta 5 años si no tienen accidentes ni padecen enfermedades que fuercen su retirada.

Desde la organización agraria Asaja-Málaga, el veterinario Carlos Carreira asegura conocer a varios ganaderos que están mandando todo a sacrificio y que hay una lista de espera de meses en el matadero del Humilladero, que despieza 70 a 80 caballos al día.

Desde la asociación y albergue CYD Santa María de Alhaurín el Grande, Málaga, Virginia Solera, denuncia que el abandono ha aumentado en un 80% en el último año y medio, lo que provoca también que durante épocas como el verano se produzcan 30 accidentes de tráfico al mes, porque llegan a las cunetas en busca de alimento. Sin ayudas públicas, y con donaciones mermadas por la crisis, se sienten desbordados y asfixiados en el refugio: “estamos en la ruina”, comenta Solera.

“Hace unos años nosotros rescatábamos caballos de forma aislada, por maltrato, por abandono pero eran casos aislados. Ahora el problema es que desde todos los sectores se produce el mismo problema: propietarios particulares, ganaderos o vendedores. Cuidados por una decena de voluntarios, los establos y pistas ecuestres del refugio de la asociación CyD Santamaría acogen actualmente a 55 caballos.

Otros territorios tienen problemas añadidos, como indica el secretario general de UPA-UCA Asturias, Joaquín López. Muchos dueños de caballos que pastan en montes comunales y que no los han identificado con un microchip antes del 31 de diciembre como marca una norma europea, los envían al matadero o los abandonan, señala. Sin el chip -que cuesta además unos 24 euros por animal-, los caballos no pueden venderse para consumo humano y, sin aportar ninguna rentabilidad, hay quienes deciden “quitárselo de en medio”.

En su frondosa hacienda en el corazón de Andalucía, Francisco Mesa cría los ‘Pura Raza Española’ con un empeño forjado en años de atender esos animales, conocidos por su inteligencia y su afinidad con los seres humanos. Cuando entra en el lodoso corral, Mesa, de 73 años, es inmediatamente rodeado por potros y yeguas que lo acarician con sus hocicos, sin saber que les depara un triste final: el matadero.

A menos de que haya un perdón de último momento, los pura sangre de Mesa serán reducidos a carne de caballo en cuestión de meses. Son víctimas de una grave crisis económica que ha devastado los ingresos de millones de españoles, ha desatado el desempleo y obligado a mucha gente a abandonar sus viviendas.

Los caballos Pura Raza Española siempre han sido populares en España, pero las adquisiciones se dispararon particularmente durante el auge económico de fines de los años noventa. Ya eran legendarios como caballos de guerra y como frecuente obsequio entre la nobleza europea, e incluso se han usado en películas de Hollywood como “Gladiator” y “Braveheart”.

El aumento de la demanda generó un inusitado interés por criar a estos animales y la cantidad de caballos en España aumentó en cientos de miles, casi la mitad de ellos Pura Raza Española. Los nuevos ricos de España manifestaban una demanda insaciable hasta que llegó la crisis económica de 2008 y muy pocos empresarios pudieron afrontar las pérdidas.

Mesa se crió en una granja donde los caballos hacían todas las tareas que luego harían las máquinas, y ha estado activo en el sector desde 1991. En otra época vendía los caballos por decenas de miles de euros cada uno, y ahora trata desesperadamente de deshacerse de los 25 que le quedan a cualquier precio, o incluso regalados, para salvarlos. En estos tiempos de austeridad, Mesa no puede gastar más del dinero que percibe de su pensión pública, a la que le agrega el alquiler que su hijo recibe de otra granja, para pagar por el mantenimiento de los caballos. Por ello se ha impuesto un plazo para venderlos. Si no lo logra, el individuo que vende los animales a los mataderos le pagará unos 150 euros por animal y enviará un camión para recogerlos. Los caballos quedarán confinados en un corral hasta que salgan de la lista de espera para ser sacrificados.

“Quisiéramos que vivan y estamos tratando de ver si recuperamos algo del dinero que gastamos por ellos, Y si no, me temo que como último recurso, con todo el dolor de mi corazón, tendremos que llevarlos al matadero, pero estoy pidiendo ayuda, no es que yo quiera hacer dinero de esto”, declaró.

Mesa no cree que retornará la prosperidad que caracterizó el mercado de los caballos en España durante años. “Tener caballos era antes un símbolo de estatus y prestigio socio-económico, la gente los compraba, aprendía a montarlos y la industria de criaderos prosperaba. Lo que está pasando ahora es que cuesta entre 350 y 400 euros al mes mantener a un caballo y hay mucha gente que no lo puede pagar”, explicó Carlos Buxade, profesor de cría de animales y jefe del departamento de producción animal de la Universidad Politécnica de Madrid.

Buxade opina que el matadero es el destino más común para los animales. La mayoría de los dueños de caballos en España han cumplido con una normativa estatal que les requiere implantar microchips subcutáneos cuya numeración incluye en un registro los datos del propietario. Por lo tanto, el propietario que abandone a su animal puede ser identificado y obligado a pagar multas. Algunos cadáveres de caballos, como ocurre con perros de caza en zonas de España como Toledo, son encontrados con lesiones en el cuello, causadas para extraer el microchip bajo la piel y así escapar cobardemente sin sanción por parte de la administración estatal.

“Para el dueño del caballo que no puede pagar más para mantenerlo, es mejor enviarlo al matadero para evitar que el Gobierno te busque, pero el dueño no hace dinero con eso porque el caballo cuesta mucho más que la carne. Enviarlos al matadero sólo te ahorra los gastos cotidianos”, señaló.

caballos

En resumen, todo se trata de simple economía: un caballo tiene en promedio una vida útil de entre 10 y 12 años, y muchos de los que hoy viven fueron criados para un mercado próspero que ya no existe. Muchos criadores han caído en la bancarrota porque no hay demanda y los que todavía trabajan tienen muchos menos caballos, declaró Leopoldo Fernández Pujals, presidente de la Asociación de Criadores de Caballos y reconocido empresario hispano-estadounidense de origen cubano, notable por su éxito al crear la cadena Telepizza y administrar la empresa de telecomunicaciones Jazztel, además de por haber fundado en el año 1995 la yeguada Centurión, la más destacada del mundo en la cría de caballos de pura raza española, en sus fincas situadas en El Espinar y Lastras del Pozo, Segovia, Castilla y León. En el año 2004, la yeguada Centurión contaba con cerca de 900 ejemplares, donde 400 eran yeguas de cría. El precio de un caballo pura raza español de la yeguada Centurión oscilaba entre los 1.500 euros de un potro de destete hasta los 400.000 euros de un caballo domado con el más alto nivel de entre diez y doce años.

“Cada vez hay menos inventarios y menos criaderos. Hay criadores de caballos que tiran la toalla o que crían menos caballos. Los caballos se venden a muy bajo precio o se envían al matadero y ni sabemos cuánta gente está cavando sus propios huecos para meter allí sus caballos muertos”.

Fuentes:

CNN Expansion: la crisis acaba con caballos en España.

La Sexta: el sacrificio de caballos, gran negocio de la crisis.

El Mundo: cinco mil caballos son sacrificados cada mes en nuestro país debido a la crisis.

El escándalo de la carne de caballo en España.

Tiempos oscuros para el caballo en España.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed de Equinos.net o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…


Comenta si te gustó el sitio

Puedes comentar en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes personalizar tu imagen de usuario mediante un perfil en Gravatar.com.

:potrillo :jinete :hipica :herradura :heno :granjera :brownhorse :blackhorse :almacen