Establo » Razas

Mustang, una raza muy sufrida

10 julio 20092.142 lecturasSin comentarios
 

El Mustang se ha hecho conocido como el caballo salvaje estadounidense. Su nombre proviene de la palabra española “mesteño” que posee dos significados perfectamente adjudicables a esta raza de equinos: mestizo y sin dueño o vagabundo. Fueron apodados así porque su origen proviene de la fusión de algunas de las más importantes razas europeas y además por su carácter de animal salvaje.

Cuando los españoles llegaron a América trajeron con ellos a sus caballos todos pertenecientes a puras sangres europeas; eran en su mayoría caballos enteros y yeguas cuyos fines eran servir de montura para los conquistadores. Como muchos de ellos murieron apenas tocando las tierras del nuevo mundo debido a la falta de inmunidad para enfermedades completamente nuevas para ellos fue necesario tomar la decisión de mezclar las distintas razas para lograr caballos más fuertes y capaces de soportar las inclemencias del ambiente tropical. La mezcla de las distintas razas dio origen al Mustang. Varios años más tarde, en el Siglo XV, muchos de ellos fueron liberados y comenzaron a vivir en total libertad; llegando a ocupar gran parte del territorio americano.

Al ser descendiente de razas tan diversas entre sí el Mustang no es una raza homogénea, dentro de ella se pueden encontrar colores muy variados y hasta características diferentes en una misma manada. Sin embargo, generalmente son caballos pequeños y fuertes, de cuello corto y una cabeza chica; poseen unos ojos sumamente expresivos y la testuz rectilínea y su grupa puede medir entre 1.35 metros y 1,55 metros.

Gracias a poseer una fortaleza envidiable para otras razas puede subsitir en terrenos áridos y montañosos; se alimenta de plantas y matorrales duros y espinosos; consume poca agua y resiste los cambios bruscos de temperatura sin desestabilizarse por ello.


Hay gran variedad de capas dentro de la raza Mustang

Su historia no es del todo agradable. Han surgido gracias a la necesidad de diferentes razas de poder subsistir y con el correr del tiempo han obtenido resultados asombrosos de su mezcla, volviéndose una raza sumamente particular y muy diferenciada de sus ancestros.

En poco tiempo llegaron a formar grandes cantidades de manadas hasta alcanzar los 2 millones de cabezas a comienzos del siglo pasado; pero entonces comenzaron a ser un problema para los ganaderos ya que decían le quitaban comida a sus reses y la manera de resolver este conflicto fue comenzar a cazarlos sin ningún tipo de escrúpulos, en muy poco tiempo el número se redujo a 320.000 animales.

La ley estaba a favor de ellos, objetando que su presencia era peligrosa para el equilibrio ecológico debido al gran número de cabezas que se hallaban ocupando gran parte de las tierras americanas, entonces se consideraba una buena medida eliminarlos; la ley dictaba lo siguiente:

“Se eliminará el exceso de animales de la extensión inmediatamente para conseguir niveles apropiados.” La ley dictamina la eliminación de todos estos animales para “restaurar un balance ecológico natural próspero a la extensión, y proteger el alcance del deterioro relacionado con el exceso de población.”

Es esto algo totalmente falso si se tiene en cuenta los pocos recursos naturales que el Mustang consume y más aún si se toman los registros de lo que más tarde se hizo, los ganaderos se aferraron a esta ley y comenzar a acribillar a los caballos mesteños, pero en su lugar agregaron reses, vacas que tomaron los pastos consumiendo más del doble que las manadas de caballos mustang, utilizando una supuesta ecología como escudo se aferraron a una ley que les permitía producir más y llegar a tener un país más rico.

Cuando la situación ya fue insostenible, cuando la matanza ya había acabado con gran parte de las manadas, el congreso dictaminó una ley que declaraba al Mustang como una especie protegida.Pese a ello, al día de hoy, pese a que la ley los protege, muchos Mustang y Burros salvajes que son capturados y a los que nadie desea adoptar son vendidos a los mataderos para convertirse en carne para perros; sus últimas horas de vida son muy cruentas, son torturados, electrocutados o drogados para poder transportarlos en el trailer. Son apenas un producto más y la manera en la que se los trata no es para nada compasiva.


Una tropilla de Mustang gozando de la libertad.

El Mustang se mantiene a salvo gracias a la labor de diferentes organismos que trabajan en favor de sus derechos, gracias a los cuales se ha creado en Nevada un parque natural donde puede pastar en total libertad.

publicidad




Si te gustó este artículo puedes suscribirte gratuitamente al feed de Equinos.net o puedes recibir las novedades por email. Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


También puedes consultar artículos relacionados que hemos publicado y pueden interesarte:



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…


Comenta si te gustó el sitio

Puedes comentar en el formulario. Puedes también suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes personalizar tu imagen de usuario mediante un perfil en Gravatar.com.

:potrillo :jinete :hipica :herradura :heno :granjera :brownhorse :blackhorse :almacen